Trampantojos

Buenos días! 

Qué tal estamos hoy? Animadetes, deseando que llegue el fin de semana? Sea como sea nuestro estado de ánimo, tenemos que conseguir que cada día haya valido la pena por algo. Suena muy idílico y muy utópico pero os aseguro que funciona. Yo lo pongo a prueba a diario, y suelo acostarme con un pensamiento positivo, así que ya sabéis... si no tenéis un buen día, pensad en algo que podáis hacer que os lo mejore, ya me contaréis :)

Y después de estas reflexiones que tanto me gustan, vamos a por el tema de hoy... No sé si estáis enganchados a algún programa de cocina, pero en mi casa nos gustan mucho. Empezamos con MasterChef y seguimos con TopChef... y a raíz de ver estos programas tan interesantes, aprendí lo que es un trampantojo

¿Os suena la palabreja? ¿Sabéis lo que es?

El trampantojo es lo que se obtiene, en la cocina creativa, cuando simulas un alimento o plato sin utilizar ese alimento o plato en cuestión. El padre por excelencia de esta técnica es Ferran Adriá, que abrió la veda con las 'esferificaciones' de aceituna y el falso caviar. 

El objetivo es claro: multiplicar la diversión y sorprender a los comensales... y no sólo lo pueden hacer los más grandes! 

Nosotros también podemos hacerlo en casa... aquí comparto dos recetas que me pasó mi amiga Irene, del suplemento Estilo (El país semanal). 

Morcilla ibérica dulce

100gr de chocolate con 70% de cacao
100gr de mantequilla
200gr de galleta digestivas
50gr de avellanas enteras
50gr de pasas
Yogur
Frutos rojos frescos (moras, frambuesas o arándanos) para acompañar

1. Triturar las galletas. La mitad tiene que quedar como polvo, y la otra mitad granulada
2. Fundir el chocolate y la mantequilla en un cazo hasta que quede bien mezclado
3. Añadir las galletas, las avellas y las pasas removiendo hasta que quede todo bien integrado
4. Dejar templar y, con la ayuda de papel de horno o film de cocina, darle forma cilíndrica
5. Refrigerar hasta que tenga una textura consistente, cortar en rebanadas no muy finas y servir con la guarnición


Churros de patata con crema de morcilla y cebolla

Para los churros:
1 taza de agua
1/4 taza de leche
3/4 taza de harina
1/4 taza de copos de puré de patata
1 cucharadita de sal
2 cucharadas de aceite de oliva
aceite de girasol o de oliva suave para freír

Para la crema de morcilla:
1 morcilla de cebolla
1 cebolla dulce
1 vaso de caldo de verduras o pollo
1 aguacate
sal y pimienta


1. Llevar a ebullición el agua en una olla
2. Mezclar el resto de ingredientes en un bol grande. Cuando el agua hierva, volcarla sobre la mezla y trabajarla. Primero con una cuchara y después con las manos, hasta que se vuelva homogénea, pero siga un poco blanda
3. En el mismo bol, tapada con un plástico, dejar enfriar la masa durante una hora
4. En una cacerola pequeña poner la cebolla con la morcilla sin piel para que se dore a fuego lento en su propia grasa. Añadir el caldo y llevar a ebullición unos cinco minutos. Añadir el aguacate rectificar de sal y pimienta y procesar hasta conseguir una crema fina
5. Freír los churros en aceite bien caliente (ayudados de una churrera), en tandas pequeñas, escurrir bien en papel de cocina y servir junto a la crema de morcilla


¿Qué os parece?
¿Os animáis?


0 comentarios:

 

¡Hola! Esta soy yo :)

La olla creativa de Gladys

Lo último en Instagram...